Fundación Desierto de Atacama es reconocida con el Premio de Conservación de Monumentos Nacionales 2017

Chug ChugPublicado el22 / 05 / 17

Con gran satisfacción y orgullo anunciamos que hemos obtenido el Premio de Conservación de Monumentos Nacionales 2017, en la categoría “Proyectos”, en reconocimiento al trabajo que la Fundación Desierto de Atacama viene desarrollando hace años en investigación, conservación y puesta en valor de la zona de geoglifos de Chug-Chug.

El galardón será entregado en el marco de la celebración del Día del Patrimonio Cultural de Chile, lo cual hace especialmente valiosa esta distinción, otorgada a quienes “contribuyen significativamente al rescate y puesta en valor de la memoria patrimonial de Chile y a su difusión para el enriquecimiento espiritual de las actuales generaciones y el conocimiento de nuestro pasado y su trascendencia”.*

El jurado a cargo de dirimir a los galardonados, en esta su vigésima primera versión, estuvo integrado por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam), el Consejo de Monumentos Nacionales y la Unesco. Estableciéndose tres categorías, “Proyectos”, “Trayectoria” y “Promesa”, que recayeron en la Fundación Desierto de Atacama, el Departamento de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y el Taller Patrimonio y Restauro, respectivamente.

Campamento de Investigación arqueológico Chug Chug

Campamento de investigación arqueológico Chug Chug

Desde su creación el año 2013, la Fundación Desierto de Atacama trabaja de manera interdisciplinaria en investigación, conservación, educación y puesta en valor del patrimonio material e inmaterial de las regiones del norte de Chile, integrando y asociando profesionales, instituciones, organizaciones locales, comunidades y pueblos indígenas.

Parque Arqueológico Geoglifos de Chug-Chug, el proyecto galardonado

El proyecto Parque Arqueológico Geoglifos de Chug-Chug viene desarrollándose desde el año 2014 por la Fundación Desierto de Atacama, en conjunto con la Comunidad Indígena Territorial Aymara de Quillagua, la Comunidad Indígena Territorial Atacameña de Chunchuri y el Consejo Autónomo Ayllus sin Frontera, todas entidades autónomas y sin fines de lucro de la Región de Antofagasta que conforman la Mesa Intercultural Parque Arqueológico Chug-Chug.

El Parque abarca un área de uso inmemorial que, con más 560 figuras, es una de las mayores concentraciones de geoglifos a nivel mundial. Todas estas fueron confeccionadas en directa relación con un camino caravanero prehispánico que atraviesa el área y que por más de tres mil años fue la principal vía de comunicación entre los oasis de Quillagua y de Calama.

Mapa regional con la distribución de los geoglifos y su relación con los sistemas de senderos prehispánicos. Se destaca en verde el sector de Chug-Chug contemplado para declaración de BNP. (Fuente: Fundación Desierto de Atacama)

Mapa regional con la distribución de los geoglifos y su relación con los sistemas de senderos prehispánicos. Se destaca en verde el sector de Chug-Chug contemplado para declaración de BNP. (Fuente: Fundación Desierto de Atacama)

Desde enero de 2015 se implementó además al interior del Parque un campamento de investigación arqueológico, para cuidar y monitorear los sitios, y un mirador que permite orientar a los visitantes sobre los contenidos y el valor patrimonial del sector. Todas instalaciones transitorias, livianas y desmontables, que no afectan el lugar y son respetuosas del entorno, y que han sido sostenidas con recursos propios y un gran esfuerzo. En un lapso de solo dos años, se ha registrado el ingreso de manera gratuita de más de mil personas al área del Parque, todas recibidas y orientadas por personal de la Fundación. También hemos organizado y gestionado recursos humanos, logísticos y materiales para visitas guiadas con juntas de vecinos, comunidades indígenas, agrupaciones y establecimientos educacionales de la región.

Bien Nacional Protegido, el anhelo

El Sacrificador geoglifos ChugChug

El Sacrificador geoglifos ChugChug

Los geoglifos de Chug-Chug son representativos de una tradición histórica y cultural milenaria (ca. 1000 AC-1550 DC), que involucró a diferentes épocas, sociedades y estilos, en directa relación con las rutas que trazaron y transitaron los antiguos habitantes del desierto. Sin embargo, hoy se encuentran seriamente amenazados, debido principalmente al turismo informal, la instalación de torres eléctricas para la minería, y los rally y actividades motorizadas off road.

Investigadores de la Fundación Desierto de Atacama han mantenido un seguimiento desde el año 2008 de esta área, elaborando estudios arqueológicos y de conservación que constatan daños patrimoniales severos en el sector, ello en pocos años y con un avance exponencial. Más aún, proyectos mineros de gran escala, como RT Sulfuros de Codelco, amenazan con generar nuevos impactos sobre el medio natural, social y patrimonial de esta zona.

Fotografía aérea del sitio Chug-Chug Este-1, año 2015. (Fuente: Fundación Desierto de Atacama).

Fotografía aérea del sitio Chug-Chug Este-1, año 2015. (Fuente: Fundación Desierto de Atacama).

Teniendo en cuenta la importancia patrimonial del área, la Fundación presentó en enero de 2015 al Ministerio de Bienes Nacionales una solicitud para que la zona de geoglifos de Chug-Chug sea declarada Bien Nacional Protegido, contando con cartas de apoyo de las instituciones integrantes de la Mesa Intercultural y el Consejo de Monumentos Nacionales. Asimismo conseguimos que esta zona arqueológica se incluyera en la lista internacional de 50 sitios en peligro por World Monuments Watch (véalo aquí), a la par de sitios de la envergadura de Petra en Jordania o la Isla de Pascua en nuestro país. En efecto, y yendo más allá, consideramos seriamente que el amplio sistema interrelacionado de geoglifos y rutas prehispánicas del norte de Chile , en su conjunto, debieran ser consideradas por Unesco como Patrimonio de la Humanidad, siendo Chug-Chug uno de los principales sitios a obtener este reconocimiento.

Geoglifos Chug Chug

Geoglifos Chug Chug

Este Premio de Conservación de Monumentos Nacionales 2017, en consecuencia, no solo viene a respaldar el trabajo que estamos realizando desde la preocupación compartida de comunidades locales y profesionales del ámbito patrimonial, también esperamos que ayude a agilizar la decisión gubernamental de declarar el área como Bien Nacional Protegido.

*Fuente: http://www.monumentos.cl/consejo/606/w3-propertyvalue-40855.html