Conformación Mesa Intercultural Parque Arqueológico Chug-Chug

Chug ChugPublicado el02 / 05 / 17

Con el objetivo de proteger, conservar y poner en valor la zona de geoglifos de Chug-Chug, un grupo de organizaciones autónomas, sin fines de lucro y con domicilio en la Región de Antofagasta, acordaron constituir la Mesa Intercultural Parque Arqueológico Chug-Chug. Las entidades integrantes de esta Mesa Intercultural son la Comunidad Indígena Aymara de Quillagua, la Comunidad Indígena Atacameña de Chunchuri, el Consejo Autónomo Ayllus Sin Frontera y la Fundación Desierto de Atacama.

La reunión fundacional de esta Mesa Intercultural tuvo lugar en agosto del año 2016 en el campamento de investigación y monitoreo patrimonial implementado por la Fundación Desierto de Atacama en el lugar. Antes de la reunión formal, se realizó la ceremonia de Pago a la Tierra para agradecer a la madre tierra y a los ancestros. Y se grabó un registro audiovisual de toda la actividad.

Vea el video aquí.

Geoglifos Chug Chug

En dicha ocasión las organizaciones participantes acordaron trabajar en los lineamientos de un modelo de gestión para la investigación, conservación y futura puesta en valor del área e insistieron en la necesidad urgente de que el Ministerio de Bienes Nacionales responda favorablemente a la petición presentada por la Fundación Desierto de Atacama en enero de 2015, en la que se solicita declarar el área como Bien Nacional Protegido.

Cabe mencionar que la zona de Chug-Chug destaca por tener la mayor densidad de geoglifos de la región, con más de 500 figuras, siendo una de las zonas de mayor concentración de estas manifestaciones que se tenga registro a nivel mundial.

La zona de Geoglifos de Chug-Chug se localiza en territorio intercomunal de los municipios de Calama y María Elena, en un sector de serranías. El ingreso a la zona arqueológica está señalizado en el kilómetro 50 de la Ruta 24 Calama-Tocopilla (a 35 km de la ciudad de Calama). Se accede en dirección norte por un camino de trece kilómetros con tratamiento de bischofita hasta el sector del campamento y mirador de geoglifos que sostienen estas cuatro organizaciones con sus propios medios.

Los estudios llevados a cabo por investigadores de la Fundación Desierto de Atacama en el lugar desde el año 2008 han permitido aprender cada vez más sobre estas monumentales expresiones de arte rupestre y su contexto arqueológico, al mismo tiempo que ha servido para documentar los daños y alteración patrimonial a los que se encuentran expuestas.